Nov 29, 2014

Si los estudios en turismo no se reconocen – todos tienen parte de culpa

“Turismo y Forestales son las carreras con las peores salidas”, titulaba EL PAÍS a uno de sus artículos. “¿De verdad no merece la pena estudiar turismo?” se preguntaba Paco Nadal en el blog de El País. A ello respondían José Antonio Donaire y REDINTUR con sus fantásticos argumentos y de alguna forma nuestra “defensa”.

Me parece bien que el Ministerio hiciera este estudio, y aunque suena poco optimista para los diplomados/graduados en turismo, parece ser un buen “terremoto” que está despertando la realidad del momento, destapando los ojos a los que no querían implicarse ni tampoco ver el problema. El turismo aporta dinero, genera trabajo, mejora infraestructuras, mejora la calidad de la vida, desarrolla a las personas, favorece la comunicación y muchas otras cosas. Si no se administra, planifica o estudia y aún más, si el trabajo en éste área no se reconoce – mal vamos. Los estudios en turismo son una necesidad pero también tienen una necesidad, ser remodelados cuanto antes.

Desde mi perspectiva de estudiante del Grado en Turismo, también desde aquel de una persona que está buscando empleo “de lo suyo” o simplemente como persona que estudia más de lo que se le pide, quiero decir que hay fallos. Hay desajustes en todo este sistema llamado Estudios Universitarios – Inserción Laboral, de los cuales todos tienen parte de culpa: los empresarios, las universidades y también los alumnos.


Las empresas:
Las empresas no creen en los estudios universitarios en turismo. Este “no creen” puede ser incluso cualquier otra palabra como no entienden, no los conocen etc. No saben cómo utilizar el conocimiento y las habilidades multilaterales de las personas graduadas/diplomadas, pero tampoco se interesan en descubrirlo.

Las universidades:
Te ofrecen de todo menos lo más importante: la seguridad y la visión de ti mismo como un profesional en turismo. No hay, o por lo menos no se ve, la comunicación entre las universidades y los profesionales del sector para ver qué habilidades y conocimientos necesitan que desarrollemos durante los 4 años para poder acceder con menos dificultades al mercado laboral.
Y cabe mencionar que no te motivan (porque la motivación también debe ser bilateral) y no te especializan desde el principio. Y vamos así… sin saber qué somos y qué es lo que podemos hacer. Las últimas dos frases se podrían debatir, y seguramente alguien diría: “pero si es vuestra culpa, la de los estudiantes que no estáis motivados y no sabéis que queréis”, y no es así. Somos una generación que sin darnos cuenta y sin querer somos diferentes de lo que los profesores solían tener en clase. Buscamos motivación y sentido a todo lo que hacemos. Cambia el sector, cambian los tiempos, cambia la gente, y por tanto también tiene que cambiar el enfoque desde el otro lado del escritorio.

Los estudiantes
También pienso que los estudiantes tienen parte de la culpa. En los tiempos de poca empleabilidad y mucha competencia, hay que saber destacar y demostrar lo que sabe cada uno. Encontrar empleo no es esperar a que salgan las ofertas en las páginas de internet, es ir mucho más allá, y nunca parar de formarse. Además, se debería mantener ese enamoramiento con el que todos empezamos la carrera, seguir enamorado del sector y querer conocerlo cada día más.


Para concluir, pienso que todos tenemos que defender los estudios que cursamos o hemos cursado, para que aquellos que no ven lo necesarios que son y lo indispensables que resultan nuestros conocimientos multilaterales se den cuenta. Conocemos, podemos y sabemos hacer un sinfín de cosas, por ello tenemos que aprender a valorarlo nosotros mismo para así transmitir este valor a las demás entidades.

Autor: ILona Mojila
Editado: Yaiza Arnau

No comments :

Post a Comment

Contact Form

Name

Email *

Message *

2014 © Planer - Responsive Blogger Magazine Theme - Published By Gooyaabi Templates
Planer theme by Way2themes